SIMPOSIOS

26 de junio
Marta Marimon Martí
Coordina:
Marta Marimon Martí
Universitat de Vic - Universitat Central de Catalunya
Profesora
Participación y Redes Sociales
De 11:30 a 14:00
Resumen:

Hacer un uso ético y responsable de las redes sociales implica un conocimiento en cuanto a las cuestiones de legalidad, seguridad e identidad digital. En este simposio se abordarán estas cuestiones desde un punto de vista socioeducativo y con tres miradas diferentes pero complementarias: la educación, la seguridad de la información y la comunicación. La finalidad es debatir sobre las implicaciones derivadas del uso de estas tecnologías digitales desde un punto de vista personal, social y educativo, para tratar de dar respuesta a algunos interrogantes: ¿cómo podemos entender todo lo que las redes sociales nos pueden aportar? ¿con qué modelos de participación? ¿qué hay que incorporar a la educación del siglo XXI y qué cambios deberían producir?

 

CONTRIBUCIONES:

 

Adolescentes, también en la red

Jordi Bernabeu Farrús

Psicólogo especializado en los usos problemáticos de las drogas y las TIC.

 

El impacto del entorno digital en cuanto a adolescentes y jóvenes es motivo de noticias. Y a su alrededor divagan polémicas sobre las que a menudo pivotan discursos con el falso debate del posicionamiento a favor o en contra. Alrededor de sus usos, destacamos:

 

1. Cumplen una función plenamente adolescente: construir identidad y establecer relaciones. Hay que profundizar en los procesos de construcción de identidad en la red y construir dinámicas educativas que generen reflexión en torno a los relatos que en esta se construyen. Toca trabajar dos realidades complementarias y fusionadas -presencialidad y digitalidad- que actúan como vasos comunicantes. Las redes sociales no cumplen su función cuando se viven estas dos realidades como independientes. Esta conceptualización es una de las principales diferencias entre adultos y adolescentes y jóvenes: una significación claramente relacional, con un peso importante en cuanto a la imagen y donde cada vez más se dispersa la delgada línea roja que separa conectabilidad con disponibilidad.

 

2. Hablamos de conexiones, de espacios de relación. Nos equivocaríamos si entendemos la red para como una comunidad sólo para que las personas interactúan intercambiando opiniones, contenidos u otras informaciones. Hay que entender la red como algo más que una suma de perfiles interconectados, y profundizar en los usos complejos, pensando y repensando aspectos como identidad, comunidad y alteridad.

 

3. Las desigualdades sociales también se convierten digitales. El nivel sociocultural de la familia tiene influencia en los usos digitales. Tendrá sentido, garantizar la accesibilidad a aquellos entornos con más dificultades: verter más recursos a aquellos contextos que más lo necesitan, sin caer en la simplificación 'a más máquinas más problemáticas asociadas'. La dificultad no está en la disposición o no de ordenador, ni necesariamente en la cantidad de horas conectado, sino que este uso no fuera acompañado, supervisado y utilizado como elemento de trabajo y producción. Por ello proponemos tres ejes de análisis: 1 / uso de dispositivos (qué se utiliza); 2 / oportunidades de acceso (quién me acompaña en su aprendizaje); 3 / calidad del uso (capacidad para elaborar usos complejos).

 

4. Las problemáticas digitales. Tampoco caigamos en reduccionismos tales como 'ser esclavos del móvil' o de 'enfermedades sociales'. Debemos poder explicar esta realidad cambiante sin recurrir a la explicación patológica. Para los que se pasan, si en algo coincide la comunidad científica internacional es en la necesidad de entender los problemas derivados de las tecnologías como síntoma de un problema de base y no causa del mismo. Es decir: nos pegamos en el móvil o las relaciones onlineper para suplir otras carencias muchas veces, nuevamente, ligadas al yo ya la cuestión social. Muchos estudios observan como aquellas personas que acaban utilizando las pantallas problemáticamente correlacionan con sintomatología afectiva y ansiosa.

 

5. La visión crítica como modo de reflexión permanente. La propuesta es afrontar la revolución digital también desde una perspectiva crítica. O cómo introducir la ética en un mundo que, a pesar de la lógica de la participación, es conducido por las estrategias de mercado. Se convierte en una buena y bonita oportunidad para trabajar aspectos relacionados a la protección de nuestros datos, derechos y, por extensión, de nuestra privacidad. Por eso hay que trabajar la red como un entorno que lo sabe todo y que no borra. Que, bajo excusas de análisis de mercado o seguridad (de golpe) de estado, controla y monitoriza comportamientos. Aspectos como identidad digital, exposición, intimidad, etc. devienen referencias básicas de trabajo. Tanto en un aspecto preventivo como constructivo.

 

Los ciudadanos somos ya suficientemente cuidadosos y honestos en el uso de las tecnologías?

 Tomás Moré Arqué

 

En esta exposición, huyendo de detallar riesgos apocalípticos sobre la seguridad en la red, podemos reflexionar si los ciudadanos están bastante apoderados en el uso de las redes sociales. Considerar si las redes sociales actuales o bien son herramientas a disposición (bien afinadas y controladas) e imprescindibles en nuestra participación / relación digital en el día a día (como parte de construcción de una identidad digital consciente) o, en cambio, siguen siendo herramientas ingobernables, al alcance de intereses dudosos, sin control consciente de las implicaciones en el presente o el futuro. ¿Se vislumbran escenarios reales que nos permitan pensar en aflojar las riendas de control (para encontrarnos en entornos de más confianza) o, por el contrario, hay que pensar en que hay que cogerlas con más severidad?

Para valorar estos escenarios se presentará una campaña que próximamente será impulsada por el Centro de Seguridad de la Información de Cataluña (CESICAT) sobre ciudadanía digital o ciberciudadanía. Está previsto que esta campaña se lleve a cabo entre los meses de mayo a octubre de 2018, y en el marco del FIET se podrá dar más información sobre su impacto y desarrollo. Concretamente se presentarán los ejes de la campaña, y de manera más específica el eje de civismo digital, que pretende fomentar el respeto, la comprensión y los buenos hábitos en el universo digital. La campaña se dirigirá a toda la ciudadanía en general a través de diversas instituciones (centros cívicos, bibliotecas, universidades, institutos, etc.) buscando complicidades y sinergias con estas instituciones, pero de manera más específica se dirigirá a segmentos de población considerada poco informada en estos aspectos de autoprotección en el mundo digital: ¿tenemos suficiente conciencia de lo que comunicamos? ¿qué información damos sobre nosotros? ¿qué se hace de nuestros datos?

Joaquín Gairín Sallán
Coordina:
Joaquín Gairín Sallán
Universitat Autònoma de Barcelona
Catedrático de Pedagogía
Privacidad y seguridad a la red: perspectiva jurídica, sanitaria y educativa
De 11:30 a 14:00
Resumen:

Internet y los servicios que a través de ella se prestan ya forman parte de nuestras vidas, al utilizarse en la vida personal, familiar, profesional, social y de ocio. La explosión de la conectividad sin restricciones de lugar y tiempo nos permiten hablar, y cada vez más, de personas conectadas más que de dispositivos y ordenadores conectados.

Los datos sensibles, de carácter personal, profesional o social, que aportamos en nuestras interacciones trascienden, a menudo, el ámbito donde se generaron y pueden ser utilizados de manera fraudulenta para estudios científicos, objetivos comerciales, intereses políticos u otros propósitos. Conscientes de esta realidad, parece necesario profundizar en los riesgos que para nuestra seguridad y privacidad pueden tener determinadas formas de actuación.

El presente simposio aborda la temática cruzando tres miradas: la legal, la educativa y la sanitaria.

 

CONTRIBUCIONES:

 

"Aspectos legales vinculados a la seguridad y privacidad de la red"

Ramón Arno Torrades

Gagaris Consultora Legal

 

Se centra en los aspectos legales vinculados a la seguridad y privacidad en la Red, enfatizando en los límites que tiene la difusión de datos y los mecanismos de defensa que tienen los usuarios ante la utilización fraudulenta de sus datos.

 

"Análisis uso y abuso de las TIC bajo la perspectiva de la adicción"

Xavier Carbonell

Profesor de la Universidad Ramon Llull

 

Nos aporta la visión relacionada con la salud, abordando el problema personal, familiar y social que, a menudo, conlleva la adición a las nuevas tecnologías. Concretamente, presenta un análisis sobre la utilización de las redes sociales y el smartpone desde la perspectiva de la adición.

 

"Garantizar la seguridad integral en centros educativos"

Anna Díaz Vicario y Cristina Mercader Juan

Grupo EDO de la Universidad Autónoma de Barcelona

 

Revisarán los usos y malos usos de la Red en el ámbito educativo, aportando un decálogo de buenas prácticas a considerar por los profesores y centros educativos. También sirve para presentar algunos estudios sobre las TIC y en los entornos personal, familiar, social y educativo.

Montse Guitert Catasús
Coordina:
Montse Guitert Catasús
Universitat Oberta de Catalunya
Profesora
Actitud digital: acciones para un uso responsable de las TIC y los medios digitales
De 11:30 a 14:00
Resumen:

Actitud y civismo digital: experiencias en el uso responsable de las tecnologías digitales

 

La creciente evolución de las tecnologías digitales en nuestra sociedad, conlleva nuevas formas de relacionarnos, de presentarnos, de participar y de comportarnos utilizando estas tecnologías digitales. Ante esta realidad en este simposium se presentarán experiencias educativas donde se trabaja de forma explícita cómo hacer un uso responsable de TIC y los medios digitales en diferentes niveles educativos desde primaria hasta la universidad.

 

Este uso responsable conlleva abordar aspectos como: la identidad y la reputación digital, la netiquette, el plagio y la propiedad intelectual, las citas, la participación digital cívica, la seguridad en la red, etc.

 

Las experiencias serán presentadas por diferentes actores: representante de la administración, docentes de diferentes niveles educativos y mossos. En base a estas experiencias y las diferentes visiones podremos reflexionar sobre cómo fomentar una actitud ética digital para formar ciudadanos cívicos digitales.

  

CONTRIBUCIONES:

 

“Internet segura en la XTEC. Orientaciones para el uso seguro y responsable de las redes, prevención de ciberacoso, protocolo de actuación de centros educativos y Programa de innovación pedagógica # aquiprobullying”

Rosa Fornell y Lucía Negredo Moreno

 

El Departamento de Enseñanza pone a disposición de los centros educativos, mediante la sección Internet segura de la Red Telemática Educativa de Cataluña (XTEC), recursos para el trabajo en el aula del uso seguro de internet, la ciudadanía digital, y otros contenidos integrados en la dimensión "hábitos, civismo e identidad digital" de las competencias básicas del ámbito digital que forman parte del currículo de la educación primaria y secundaria.

Al mismo tiempo, formando parte del Programa de innovación pedagógica # aquiprobullying de prevención, detección e intervención en situaciones de acoso entre iguales, se han creado unidades didácticas sobre el uso seguro y responsable de las redes y sobre el ciberacoso que desarrollan los centros participantes en este programa con sus alumnos y familias.

Desde enero del año 2013, el Departamento De Enseñanza pone al alcance de todos los centros educativos el Protocolo de prevención, detección, valoración e intervención en casos de ciberacoso. Este protocolo y las unidades didácticas del Programa #aquiproubullying ofrecen un marco normativo de actuación, aproximación conceptual, orientaciones y recursos para gestionar de manera positiva los casos de ciberacoso entre iguales. Los alumnos de primaria y secundaria obligatoria toman el protagonismo como agentes imprescindibles en la prevención y detección de situaciones de acoso y ciberacoso. Las actuaciones se dirigen también a los diferentes sectores educativos (centro, docentes, alumnos y familias) y están alineadas con los otros protocolos de mejora de la convivencia.

 

"Educar en el uso responsable de las TIC. Más allá de los miedos y de la inconsciencia"

Coral Regi

 

Cuando como Escuela nos planteamos una educación holística y abierta al mundo, una educación que tenga como objetivo educar jóvenes competentes para seguir aprendiendo a lo largo de la vida y también como ciudadanos responsables y comprometidos para transformar el mundo, el uso de las TIC en la Escuela es indispensable y así como la educación en el uso responsable de la tecnología y de las redes sociales.
Ante el uso de las TIC en la escuela se han planteado desde hace ya varios años dos posturas antagónicas y extremistas: Penalizar el uso de las TIC como causa de todos los males: falta de atención y concentración , pérdida del hábito lector y del espíritu crítico entre otras calamidades ... y, por otro lado, podemos encontrar los defensores a ultranza de la tecnología como herramienta que mejora per se en las prácticas educativas y que por tanto, hay que incorporar a la Escuela sin límites. La Tecnología está presente en nuestras vidas y debe estar presente en la Escuela y esto requiere, de entrada, educar en su buen uso, pero y por encima de todo, hay que poner las herramientas TIC en su lugar, como herramientas imprescindibles y transversales que no deben centrarse ni justificar, en ningún caso, nuestro modelo educativo.

Trabajar el buen uso de las TIC en los alumnos implica hacerles conscientes de la preservación y del buen uso de su identidad digital y de la repercusión en muchos ámbitos de la amplificación que hacen las redes de nuestras actuaciones. Es un trabajo que hay que hacer conjuntamente con las familias desde el inicio de su uso, en los últimos cursos de Primaria. Si la educación es abierta y continuada, más allá de los tiempos y de los espacios de la Escuela, hay que garantizar la actitud coordinada y coherente con las familias. En el ámbito de las TIC eso es evidente e imprescindible. Por lo tanto, tendremos que compartir espacios de formación y acuerdos de actuación con las familias.
Debemos evitar los maximalismos y los miedos pero ser muy coherentes en educar a nuestros niños para que descubran con actitud responsable y reflexiva las oportunidades que les ofrece el mundo digital ya la vez también sean conscientes de los riesgos que pueden surgir y que, en muchos casos, los medios digitales potencian, pero que son normas éticas de conducta universales como la prudencia que nos debe hacer reflexionar antes de hacer y, por encima de todo, el respeto a los otros. A lo largo de estos últimos 15 años hemos incorporado diferentes prácticas educativas dirigidas a los diferentes grupos de edad de los alumnos y siempre nos ha sido de mucha utilidad la colaboración con diferentes instituciones y organismos que nos han ayudado a dar coherencia a nuestro mensaje. Cabe destacar también las experiencias de Proyectos colaborativos hechos por los propios alumnos en los que han descubierto los riesgos del uso de las redes y ellos mismos han hecho propuestas de códigos y medidas a establecer.

 

 

"La identidad digital en el proyecto global de centro IntegraTIC"

Enric Gil

 

A partir del proyecto de integración de las TIC en el Colegio Sant Andreu (Badalona), el ponente expondrá las iniciativas tomadas para trabajar las actitudes digitales en el aula, en concreto la Semana de la Identidad Digital, iniciada el curso 2015 -2016, en la que se pretende implicar a los miembros de la comunidad educativa (profesorado, alumnado, padres y madres) en una reflexión sobre el comportamiento en la red y los riesgos que ésta implica. Desde 4º de Educación Primaria hasta 2º de Bachillerato se realizan acciones destinadas a fomentar un código de cultura digital que siga los valores de la etiqueta (netiquette). El uso responsable de las TIC, el ciberacoso, las fake news, el plagio y la propiedad intelectual han sido algunos de los temas tratados.

 

 "Internet Segura, los riesgos en la red"

Artur Matamoros 

 

A partir del proyecto de Internet Segura iniciado por el Cuerpo de Mossos en 2009, la función de los agentes de la Oficina de Relaciones con la Comunidad, es dotar de prevención en el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) a la comunidad educativa de Cataluña. Esta prevención se inicia en el ciclo superior de primaria donde hablamos de los riesgos en la red, dotando a los alumnos de consejos de seguridad, prevención y buen uso. Esta formación también va dirigida a los docentes y a las diferentes asociaciones de madres y padres.

En 2015 iniciamos una variante de este proyecto llamada Internet Segura Share (compartir) donde realizamos un taller sobre las redes sociales y las diferentes aplicaciones de mensajería instantánea, haciendo sobre todo hincapié en el uso de las imágenes y la difusión de éstas , dentro del ámbito de la privacidad y la revelación de secretos.

 

"Educar la actitud digital en la Universidad y en la FP: el caso de la UOC"

Teresa Romeu

 

Para trabajar la competencia de Actitud Digital en la asignatura de Competencias TIC en los grados de la UOC así como en los módulos profesionales de la FP online, nos acercamos a los estudiantes a través del formato televisivo documental atendiendo a la fuerza que tiene y el valor de credibilidad y rigor que lo hace ideal. El documental es una buena herramienta para reflexionar sobre las actitudes que debemos poner en práctica en este mundo de Internet que nos es tan útil pero a la vez es tan complejo.

En el documental abordamos los temas y los conceptos clave con un tono divulgativo pero formal y obtenemos las respuestas a través de un viaje del presentador-conductor en busca de los especialistas que puedan aportar las respuestas a sus preguntas; y a través, también, de ejemplos concretos de personas que han sufrido un exceso de visibilidad en las redes, una usurpación de identidad o ejemplos de éxito en el moldeo de una identidad digital.

Se habla de los derechos y deberes que tenemos en el mundo digital, del concepto de ciudadanía digital, de la importancia de la identidad y la reputación digitales,.. para aplicarlos por el recorrido académico en la UOC y al ámbito personal y profesional.

 

 

 

 

Antonio Bartolomé José Manuel Moral Ferrer
Coordina:
Antonio Bartolomé
Universidad de Barcelona
Director de l'Institut de Recerca en Educació
José Manuel Moral Ferrer
Universidad de Barcelona y UOC
Profesor de Tecnología Educativa
Blockchain en educación
De 11:30 a 14:00
Resumen:

En los últimos años, las  cadenas de bloques, “Blockchain” en inglés, han despertado un gran interés en numerosos campos, algunos muy alejados de su primitivo uso como soporte para el registro de operaciones financieras. Y es que el uso de bases de datos replicadas parece convertirse en un tercer y gran cambio en el modo cómo los humanos gestionamos la información.

En Educación comenzó aplicándose para asegurar la fiabilidad de las certificaciones académicas, pero rápidamente ha invadido nuevos campos: nuevas formas de concebir el aprendizaje o una cierta monetización del mismo, la gestión de itinerarios diferenciados para cada alumno o se ha convertido en una oportunidad para una ciencia abierta y al tiempo respetuosa para con la propiedad intelectual, y segura.

Todavía lejos de una aplicación generalizada, si es que al ritmo actual algo puede quedar realmente lejos en el tiempo, esta tecnología parece representar un cambio tan espectacular como sorprendente o incluso peligroso. Numerosos interrogantes éticos se plantean y escenarios contrapuestos parecen ser posibles.

Este simposio permitirá conocer una visión general de sus aplicaciones en Educación y reflexionar sobre sus posibilidades, sus desafíos y sus riesgos.

 

CONTRIBUCIONES:


"Blockchain en la Educación: prácticas actuales y escenarios para el futuro"

Andreia Inamorato dos Santos

European Commission - Joint Research Centre, Sevilla, España

 

La Dra. Andreia Inamorato ha editado recientemente un informe de la Comisión Europea titulado "Blockchain in Education". En éste se presentan estudios de caso sobre el uso de blockchain en contextos educativos en países de la Unión Europea, así como posibles escenarios de futuro.

Otro objetivo del informe es presentar los conceptos básicos del Blockchain aplicado en la Educación para un público no técnico. En su presentación hará un breve recorrido por los principales temas en relación al uso de blockchain en educación y su potencial en este campo, y presentará ejemplos extraídos del informe.

 

"Potencialidades de blockchain en educación y ciencia abierta"

Maria Soledad Ramírez

TEC de Monterrey

 

Interrogantes que muevan cambios en el pensar y en el hacer. En especial, en el ámbito del movimiento educativo abierto, se hace necesario explorar nuevas opciones para incentivar acceso a las instancias formativas y de creación conjunta. La inclusión de la tecnología blockchain en la educación y la contribución que puede tener en el acceso abierto, puede ser importante para realizar innovaciones en las prácticas abiertas.

En el movimiento educativo abierto confluyen actividades educativas de acceso abierto que permiten prácticas formativas, herramientas de soporte, construcciones de ciencia abierta, diseminación de prácticas en entornos académicos, gubernamentales, institucionales, acciones para la formación de redes abiertas, donde se comparte el conocimiento, la planeación de proyectos e instancias formativas abiertas y la movilización hacia las prácticas educativas.

En este marco, el Blockchain tiene posibilidades para convertirse en una fuente importante de innovaciones disruptivas en los procesos de educación y ciencia abierta. Las aplicaciones de Blockchain pueden aportar mejoras en el rendimiento y oportunidades de plataformas, herramientas, canales, distribución y encadenamiento para potenciar nuevas prácticas. En contraposición, la escasez de conocimiento y comprensión de las técnicas de blockchain pueden ser retos para la investigación académica y su aplicación práctica.

En el simposio se abordará un análisis de posibles aplicaciones prácticas de blockchain para apoyar instancias del movimiento educativo abierto, en especial para promover en América Latina el acceso abierto con redes y grupos de trabajo que promuevan la producción, visibilidad, diseminación y movilización del conocimiento, de la producción académica y científica a través de prácticas formativas para apoyar acceso abierto. También se abordarán las dificultades de plataformas distribuidas y seguridad de registros.

El aporte distintivo de los análisis se fundamentará en innovaciones educativas basadas en evidencias de las Cátedras de UNESCO y del International Council for Open and Distance Education (ICDE): Movimiento educativo Abierto para América Latina, con el fin de contribuir con instancias de cambio e impacto, a partir de la investigación y de tecnologías de blockchain, que puedan proporcionar infraestructuras para que las redes académicas creen sus propias vías de aprendizaje, de prácticas, de construcción de contenido, accesos, participación en experiencias de desarrollo colaborativo y de ciencia abierta. En síntesis, se abordan tres piezas clave de la ciencia abierta en conexión con tecnologías blockchain: infraestructuras de supercomputación, desarrollos de aplicaciones interconectadas y vías abiertas encadenadas para la co-construcción.


"Blockchain como fedatarias de las titulaciones: ideas básicas y cuestiones abiertas"

Agustín Cerdan

Universidad de Barcelona

 

La llamada «crisis de los refugiados» que estamos viviendo en los últimos años plantea, además de interrogantes sobre una gestión deficiente en su resolución y de preguntas éticas profundas sobre nuestros sistemas sociales llamados «avanzados», cuestiones más directamente relacionadas con el día a día de las personas que se ven obligadas a huir de sus países de origen. No sólo la odisea del éxodo ya es, en sí misma, una situación adversa, sino que la supervivencia y la gestión de la (nueva) vida cotidiana una vez se llega a un país de refugio también plantea muchas dificultades.

Uno de estos aspectos es la obtención de recursos y el restablecimiento de la propia profesión en el país de acogida. Dada la emergencia de la fuga, se ha abandonado la mayoría de pertenencias, incluidas las titulaciones que han obtenido a lo largo de la vida. Así, detectamos casos de odontólogos, por ejemplo, que una vez han llegado a Cataluña no pueden ejercer porque no tienen su título (y, a menudo, las universidades que los emitieron han dejado de existir, eliminadas en acciones bélicas). Aunque superen un proceso de acreditación (como los existentes en nuestro país) por el reconocimiento de las competencias profesionales, no pueden acceder a completar los estudios necesarios porque tampoco pueden demostrar que han superado la etapa secundaria de la enseñanza obligatoria, lo que obliga a estas personas a iniciar, casi desde cero, todo el itinerario formativo, a pesar de tener años de experiencia en su campo profesional. Estas situaciones, a menudo, empujan los refugiados a abandonar su campo de profesionalización original y decantarse por trabajos poco cualificados pero que permiten un acceso más rápido a los recursos necesarios para la vida diaria.

Aquí es donde un sistema de acreditación basado en las cadenas de bloques (blockchain) puede representar una solución. Las blockchain permiten asignar de forma unívoca la "propiedad" de un contenido a una persona: son una versión actualizada de un sistema de fe pública. Aunque son más conocida por su relación con las criptomónadas, el desarrollo tecnológico de las cadenas de bloques permite pensar en un sistema de gestión de los expedientes académicos y de las titulaciones que permita la acreditación de los hitos conseguidos a lo largo de la vida ante terceras personas e instituciones, con fidelidad a los datos originales y sin peligro de falsificación.

El establecimiento de este tipo de sistemas de acreditación del conocimiento ya son una realidad para algunos programas de instituciones como el MIT de Massachusetts o la Open University del Reino Unido, por mencionar algunas. Su funcionamiento, sin embargo, plantea algunas preguntas que hay que tener presentes para futuros desarrollos: ¿Quién debe gestionar el sistema y bajo qué garantías de neutralidad? ¿De qué forma se articula la incorporación de datos a las blockchain? Cómo pueden ayudar los contratos inteligentes en esta gestión? ¿De qué forma puede tener control la propia persona de los datos incorporados a los bloques y cómo se ejercen los derechos relacionados con la protección de datos?


"¿Qué cadenas rompen las cadenas de bloques?"

Linda Castañeda

Universidad de Murcia

 

Blockchain, la última frontera.

Uno de los desarrollos tecnológicos más importantes de los últimos tiempos, apasionante además en términos técnicos, que regula transacciones a nivel mundial basándose además en una estructura propia de nuestros tiempos (horizontal, igualitaria, “carente” de jerarquías), ha sido realizado, y una vez con él, tenemos el impulso terriblemente humano (aunque puede que no exclusivamente humano), de sacar provecho de él en el máximo de asuntos posible.

Partimos de la idea -o al menos así parece- de que, en tanto que seres sociales, todo lo que nos rodea son transacciones y que, precisamente por eso mismo, la tecnología Blockchain podría introducir una suerte de posibilidades de disrupción e innovación en el mundo de lo educativo.

Sin embargo, al menos los desarrollos propuestos de momento, plantean muchas dudas que es preciso hacer explícitas para poder reflexionar sobre ellas y tomar decisiones sobre qué y cómo BC puede ser útil para la educación.

En primer lugar, teniendo en cuenta que los desarrollos de uso de BC en educación más avanzados están relacionadas con la certificación de productos o procesos intelectuales que pueden minarse en certificaciones reconocidas universalmente, portables y que pueden incluirse en transacciones teóricamente menos centralizadas, surgen varias dudas: ¿quién va a soportar la reputación de esas certificaciones? ¿se trata de una evolución de los badges? ¿qué aportan de “distinto”? ¿acaso si las certificaciones formales que tienen como base fundamental la reputación del ente que las emite (mi título vale porque es un título de una universidad acreditada), pueden/deben/es deseable evolucionar hacia asuntos más “horizontales” y sin entes centrales que los certifiquen?

Uno de los grandes “hitos” que ha supuesto un cambio paradigmático en educación, es hacer de las personas el centro y sujeto principal de la educación…Cuando hablamos de BC ¿Se trata realmente de una tecnología que pueda traducirse –al menos en educación- como útil para transacciones entre personas? O como en el caso de EduCTX (Turkanović et al. 2018), ¿la mejor apuesta que nos puede hacer BC tiene que ver con las transacciones ENTRE las instituciones educativas formales (sujetos pues, de la transacción)?

O se trata de una tecnología de “venta al por menor” (Grewal, Motyka, Levy, 2018), en la que la “mercancía” objeto de nuestras transacciones es ¿cuál? ¿el conocimiento?, ¿el aprendizaje?... ¿Hasta qué punto pensar en las aplicaciones de las tecnologías basadas en BC para la certificación de los aprendizajes, no se alinea con los problemas propios de los nuevos mercados horizontales y uberizados?

Otras aproximaciones hablan de usar BC para estructurar las bases de datos sobre educación (Bore et al, 2017), o para soportar los préstamos estudiantiles (junto a los contratos inteligentes) (Gazali et al, 2018), pero ¿son realmente estos los usos más disruptivos que podemos imaginar en educación del concepto que subyace a las cadenas de bloque?

Una de las posibles miradas que seguramente estén esperando a ser más y mejor explotadas, tienen que venir de usar BC no como tecnología, sino como estructura y como forma de organización, o incluso como metáfora, para la generación de experiencias de aprendizaje entre iguales en red. ¿Serviría BC como metáfora para estructurar posibles metodologías de aprendizaje para grandes grupos (más allá de los xMOOC)?

La única forma de analizar una tecnología y su papel en la educación pasa por hacerse las preguntas adecuadas que nos permitan entender la compleja relación socio-material que se genera cuando las usamos. Sea este el momento de discutir sobre algunas de esas preguntas.

 

"Blockchain en educación: una visión crítica"

Jordi Adell - Carles Bellver

Universidad Jaume I

 

En el ámbito de la tecnología educativa hemos asistido desde hace algún tiempo a un creciente interés por las posibles aplicaciones de las bases de datos de cadena de bloques (blockchain) a la educación superior. El seguimiento de los medios de comunicación del “experimento” bitcoin (y otras criptomonedas), de sus espectaculares subidas y bajadas de cotización y movimientos especulativos, no es ajeno a lo que creemos que es cierta sobre expectación. Una muestra del interés que ha despertado entre las autoridades educativas europeas es la reciente puesta en marcha del “Observatorio y foro de la cadena de bloques de la UE”. Pero, en el “fenómeno blockchain en educación” hay una mezcla de tecnología e ideología que conviene desentrañar.

A nuestro parecer, las propuestas de uso de las blockchain en educación se pueden clasificar en tres grupos:

1. Aquellas que, en escenarios de educación superior convencionales (más abajo se explica esta característica), no requieren realmente el uso de blockchain y sería suficiente con una base de datos relacional para su implementación. Es posible que algunas respondan a una moda (“Todo es mejor con blockchain”) o a un intento de conseguir fondos de investigación de instituciones diversas.

2. Aquellas que necesitan las funcionalidades de la blockchain, aunque tengan que afrontar la complejidad y relativa inmadurez de la tecnología.

3. Un tercer grupo de propuestas, que también se beneficiarían de las blockchain pero en un escenario en el que la universidad (la pública, especialmente) ha sido “desagregada” (unbundled) y privatizada.

Desde un punto de vista ideológico, los dos primeros grupos, salvo excepciones, responden a la visión hegemónica en la educación superior actual que la considera únicamente como una inversión individual en capital humano, una inversión cada vez menos rentable. La institución universitaria es, desde esta perspectiva, un factor clave en la productividad y competitividad global de un país.

La tercera, en cambio, va un paso más allá y responde a la mezcla de libertarismo, neoliberalismo y capitalismo global basado en la “nueva economía” descrito por Selwyn (2013) y que Watters (2016) llama “la “narrativa de Silicon Valley”. Ejemplos de esta narrativa, que propone usar blockchain para “desguazar” la universidad como institución, puede verse en Tapscott y Tapscott (2017) o en las declaraciones de John Domingue, director del Knowledge Media Institute (KMI) de la Open University, en el informe sobre blockchain en educación del Joint Research Comitee de la Comisión Europea (Grech y Camilleri, 2017, p. 66):

"We are interested in any technology that can contribute, particularly within a UK context, to making higher education better value for money. The centralized model of present-day learning is no longer sustainable – indeed, blockchain technology allows for a total disintermediation and disaggregation of higher education.”

Blockchain fue diseñada para implementar bitcoin, una criptomoneda cuyo objetivo era crear un sistema monetario no gobernado por las autoridades políticas. Su arquitectura y affordances, por diseño, responden a dicho objetivo. ¿Es directamente aplicable a la educación superior? Es posible que, en ciertos casos, lo sea. Pero en otros, lo dudamos mucho.

Greenspan (2015) ha resumido las cinco características esenciales de un proyecto para que una base de datos de cadena de bloques sea necesaria. En primer lugar, blockchain es una tecnología de bases de datos compartidas. En segundo, con múltiples entidades que precisan efectuar transacciones y que, tercera característica, ni confían entre sí ni, cuarta, en un intermediario que garantice las transacciones, es decir, necesitan modificar la base de datos directamente. Finalmente, quinta característica, las cadenas de bloques son realmente útiles cuando hay interacciones entre las transacciones creadas por las entidades autorizadas a escribir registros en ellas.

Desde el punto de vista tecnológico, cualquier propuesta de uso de blockchain en educación superior debería requerir todas las anteriores condiciones. De lo contrario, recomienda Greenspan, es mejor usar tecnologías probadas y estables, como un sistema regular de almacenamiento de ficheros, una base de datos centralizada o con replicación maestro-esclavo, o múltiples bases de datos a las que los usuarios se puedan suscribir.

Desde el punto de vista social y político, el uso de blockchain debe contribuir a democratizar la educación superior y a ponerla al servicio de la sociedad y no solo de ciertos intereses privados. Desmantelar la educación superior para que una serie de Ubersidades (Adell, Castañeda y Esteve, en prensa) compitan entre sí en el mercado de títulos superiores no es progreso, es el fin de las universidades como centro de cultura, de conocimiento y de investigación, tal como se recogía en la Carta Magna de las Universidades firmada en Bolonia en 1988.

 

© 2019 Universitat Autònoma de Barcelona - Tots els drets reservats
Diseño y desarrollo:   Estudio Sicilia